VERRUGAS GENITALES

Hechos de la Enfermedad                                                                                                      

Las verrugas genitales son crecimientos anormales de la piel que son causados por el virus del papiloma humano (VPH), en particular por los tipos 6 y 11. Los estudios han demostrado que más del 90 por ciento de las verrugas genitales causadas por el VPH contenían VPH 6 y/u 11.

 Las verrugas genitales son una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes.

 La Organización Mundial de la Salud calcula que en todo el mundo existen 32 millones de nuevos casos de verrugas genitales cada año.

 Aproximadamente 1 por ciento de los adultos sexualmente activos en los Estados Unidos, o 1 millón de personas, tendrán verrugas genitales visibles en algún momento.

En América Latina, la incidencia de las verrugas genitales ha aumentando constantemente durante la última década, lo cual es una preocupación para la región debido a que: los costos en el cuidado de la salud para el tratamiento de las verrugas genitales recurrentes pueden ser sustanciales.

Las verrugas genitales son húmedas, suaves y típicamente del color de la piel, y pueden desarrollarse en el área genital en las primeras semanas o meses después de la infección.  Las verrugas genitales aparecen a veces en grupos que se parecen a la coliflor y pueden variar en forma y tamaño.

 Las verrugas genitales son muy contagiosas. Alrededor de dos tercios de las personas que tienen contacto sexual con una pareja con verrugas genitales las desarrollarán, por lo general dentro de los primeros tres meses.

 Signos y Síntomas

 Muchos casos de VPH no tienen ningún síntoma, y el virus se puede transmitir sin saberlo.

 En las mujeres, las verrugas genitales se desarrollan en la vulva y el cérvix y en las áreas que rodean el ano y la vagina. En los hombres, las verrugas genitales tienden a aparecer en el pene o el escroto, y alrededor del ano.

 Los síntomas pueden incluir comezón o malestar en el área genital.

Prevención, Diagnóstico y Tratamiento

 La única forma segura de prevenir el contagio de verrugas genitales es evitar el contacto genital piel-a-piel.

Otra forma de reducir el riesgo de contraer el VPH, que puede dar lugar a verrugas genitales, es limitar el número de parejas sexuales.

 Los condones no protegen totalmente contra el VPH, por lo tanto no pueden proteger totalmente contra la transmisión de las verrugas genitales.

contacto genital piel-a-piel.

 Otra forma de reducir el riesgo de contraer el VPH, que puede dar lugar a verrugas genitales, es limitar el número de parejas sexuales.

 Los condones no protegen totalmente contra el VPH, por lo tanto no pueden proteger totalmente contra la transmisión de las verrugas genitales.

 Dado que las verrugas genitales varían en apariencia y área de infección, se dispone de múltiples métodos de diagnóstico:

-    Los médicos suelen detectar las verrugas genitales visualmente, pero algunos también aplicarán ácido acético (o vinagre) al área en cuestión para mejorar la visibilidad de la lesión.

 El tratamiento para la eliminación de las verrugas genitales puede ser un proceso doloroso, que puede involucrar corte, congelación o quemado de las verrugas.

 Los brotes de verrugas genitales usualmente se pueden controlar con el tratamiento apropiado. Sin embargo, las verrugas pueden reaparecer después del tratamiento.

 Incluso después de haber sido tratado, usted puede todavía infectar a otros.  Aunque los tratamientos pueden deshacerse de las verrugas, ninguno se deshace del virus VPH aún presente en el cuerpo del paciente.

Información importante sobre la Vacuna Cuadrivalente de VPH

La vacuna cuadrivalente de VPH puede no proteger por completo a todos los receptores de la vacuna y no elimina la necesidad de las mujeres de continuar realizándose la prueba rutinaria del cáncer cervicouterino.

No se ha demostrado que la vacuna cuadrivalente de VPH proteja contra enfermedades por los tipos de VPH invluidos o no en la vacuna a los que ha estado previamente expuesta una mujer a través de la actividad sexual.

La vacuna cuadrivalente de VPH no se debe considerar como tratamiento para verrugas genitales activas, cáncer cervicouterino, vulvar y vaginal; neoplasia intraepitelial cervical (NIC), neoplasia intraepitelial vulvar (NIV) o neoplasia intraepitelial vaginal (NIVa).

 No se ha demostrado que la vacuna cuadrivalente de VPH proteja contra enfermedades de los tipos de VPH no incluidps en la vacuna. No todos los cánceres vulvares y vaginales son causados por el  VPH; La vacuna cuadrivalente de VPH sólo protege contra los cánceres vulvares y vaginaesl provocados por los tipos 16 y 18 de VPH.


web manager

No comments.

Leave a Reply